Nuestra tienda web utiliza cookies para ofrecer una mejor experiencia de usuario. Le recomendamos que acepte su uso para disfrutar plenamente de su navegación.

Principales averías de las persianas

Principales averías de las persianas

Las persianas son un producto que dura mucho tiempo instalado y que no suele sufrir daños a pesar de los años. No obstante, el clima, un exceso de años y otros factores, pueden provocar averías de las persianas. Se ha notado que algunas de estas suelen ser comunes y aparecer en muchas de ellas. ¿Te gustaría conocerlas y saber la solución que tienen? Sí, aunque no lo creas, casi cualquiera de ellas tiene arreglo, no tienes que echarte las manos a la cabeza pensando que tendrás que comprar nuevas. ¡Ni mucho menos! Para eso estamos nosotros, para ayudarte a encontrar las soluciones que necesites. 

Las averías de las persianas más comunes

Las persianas son más que un elemento decorativo, nos protegen de las amenazas del exterior, ya sea un sol fuerte, un viento intenso, la lluvia, la nieve e incluso los ladrones. Es por estas y otras muchas razones que se hace necesario mantenerlas en buen estado para que sigan cumpliendo sus funciones como deben. 

Desgraciadamente, muchas de las averías de las persianas las provocamos nosotros al no tener el cuidado que merecen cuando las usamos. Tirones de la cinta, falta de atención y limpieza u otros factores inciden de manera negativa en su funcionamiento. ¿Cuáles son los problemas más comunes que pueden aparecer?

No suben o bajan con normalidad

Una de las averías de las persianas más comunes es que no suban o bajen fácilmente. Esto se debe a una mala instalación de la cinta. Es posible que haya salido del carril en el que debe estar. Solucionarlo es sencillo, solo necesitas abrir el cajón de la persiana, quitar los soportes de este al eje y tirar de la cinta hasta que llegue a su tope. Luego giramos el disco de manera contraria a como sube para que recoja toda la cinta en él. 

Al llegar al tope de nuevo, se colocan los flejes del panel al eje y probamos la persiana para asegurarnos de que funciona correctamente.

Si se atasca

En ocasiones, es posible que la cuerda funciona de forma fluida, pero que la persiana se quede atascada, ya sea al subir o al bajar. En este caso, el motivo puede ser una lama rota, un objeto que la obstaculiza o un fleje suelto.

Para saber cuál es la causa y encontrar la solución, abriremos el cajón e iremos viendo todo el recorrido que hace la persiana. Veremos que no haya nada entre las lamas que obstaculice su funcionamiento, así como que no hay lamas rotas. 

Si hay un obstáculo, lo quitaremos con cuidado. Si se trata de un fleje suelto no será necesario ni analizar el recorrido, pues se verá nada más abramos el cajón. Solo tendremos que colocarlo en su sitio y listo. Y si se trata de una lama rota, es urgente que la cambiemos. Puedes encontrar lamas de todas las medidas en nuestra página web. 

Si baja sola

En este caso, la causa más común es que la pestaña ¡del recogedor no aguante la cinta. Es decir, que esta se salga porque no hay un tope que la frene. Para solucionar este problema, debemos retirar el recogedor o abrirlo, seguía el mecanismo que tenga. Debemos prestar atención a que la cinta pase por una pequeña rendija en la que una pestaña hace freno de ella. La cerramos sobre la cinta sin ejercer mucha presión y volvemos a colocar en su sitio. 

Rotura de lamas

Esta es una de las averías de las persianas que sucede, o bien porque estas ya tienen mucho tiempo, o porque ha habido alguna inclemencia del tiempo fuera de lo común, como granizo, por ejemplo. Para solucionarlo solo hay que sustituir la rota por una nueva. 

Las averías de las persianas alicantinas más comunes

Las persianas alicantinas juegan con la ventaja de ser más económica, tener un mecanismo más sencillo y, por tanto, sufrir averías más fáciles de solucionar. ¿Cuáles son estas?

Rotura de cuerda

Como la cuerda sujeta todo el peso de la persiana, es normal que, con el paso del tiempo, esta se rompa. Cambiarla es mucho más sencillo que en una persiana convencional. Se trata de cortar y quitar la nueva y pasar por el agujero la nueva. 

Rotura de enganche

Los listones de plástico o madera de las persianas alicantinas van sujetos unos a otros con unos enganches de aluminio que se doblan fácilmente y permiten que estos no se muevan. Cuando alguno de ellos se deteriora, se parte fácilmente. Cambiarlo es tan sencillo como retirar el antiguo y sustituirlo por uno nuevo. 

Rotura de un listón

Ya sean listones de madera o de PVC, los podrás encontrar en nuestra tienda online de todos los colores y medidas. Cambia el roto por uno nuevo solo abriendo y cerrando los enganches. Si los que se rompen son los de sujeción, ya sea arriba o abajo, que son más anchos que los normales, también pueden cambiarse, aunque necesitarás un poco más de maña. Siempre puedes preguntarnos lo que necesites para que te asesoremos. 

Los frenos

Es normal que los frenos, ya sean de hierro o de plástico, se desgasten con el paso del tiempo y necesiten ser cambiados. En este caso también disponemos de ellos para que soluciones las averías de las persianas en vez de tener que comprar unas nuevas. 

La polea

Cuando la polea deja de funcionar de forma fluida, con un poco de aceite suele arreglarse. Pero si no fuera así, es posible cambiarla con un gesto simple de poner dos tornillos. 

Las reparaciones de las averías de las persianas alicantinas son mucho más económicas y, además, cuentas con nuestra tienda online, en la que encontraras cualquier pieza o accesorio que necesites y nuestra ayuda para informarte y asesorarte sobre cualquier problema o incidencia que tengas. 

Entra en nuestra web y dinos lo que necesitas para dejar tus persianas como nuevas y te ayudaremos a conseguirlo.

Compartir